Nunca dije que fuera feliz.
Tampoco estoy obligado a ello.
Solamente busco mis sueños dentro de este saco rato que a veces parece mi vida.
Hurgando en mis llagas y mordiéndome los labios voy haciendo camino y mas camino.
Cuando miro atrás no hay huellas, no hay pisadas, el viento se lo llevó todo.
Los deseos se me convirtieron en polvo sucio y en aquel desfiladero hicieron con su música la canción de mi vida.
Para que quieres esos zapatos rotos y esta vieja mochila sino vas
a ninguna parte.
Cuando escuchaba este estribillo pensaba en como me gustaría que estuvieras aquí.
Pero tu no apareciste, no vi tu estela en mis cielos.
Que rara es mi felicidad que aparece y desaparece sin avisar para que no la espere despierto. A veces me asalta y me desnuda como a un niño.
Que injusto es reconocer que todo esto se me escapa de entre los dedos y que al final no hay ni camino, ni principio, ni final.

2 Comentarios

    1. admin - Site Author 5 septiembre, 2016 at 12:18

      thanks friend, i salute you from barcelona….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *