Cuando late tu corazón late el mio.

Cuando tus lagrimas caen por tus mejillas, mis recuerdos

humedecen este alma vieja.

Cuando tus labios sonríen, este truhan se encoje para escuchar esa

melodía dibujada en tu rostro.

Cuando tus pies estén cansados, soltaré mi equipaje y te esperaré.

Quizás no te lo haya dicho pero no tengas miedo a caer

pues detrás de ti me encontrarás.

Y cuando creas que has llegado te recordaré que

este camino no tiene final. Que debemos seguir.

Cuantos pasos vamos a dar juntos hasta que esta lluvia fina

y ardiente encoja tus manos. Dímelo.

Recuerda que cuando tu corazón vuele alto me agarraré a ti como

un niño al pecho de su madre.

Deja tus sueños debajo de mi almohada que yo los

envolveré entre mi sabanas de amor y pasiones ocultas.

No te olvides de latir conmigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *