En el aire hay un profundo aroma que sabe a despertar, un aroma cargado de energía y amor.
Una tormenta de emociones a pinto de estallar.
Cientos de estrellas encendidas amorosamente y preparadas para iluminar el nuevo camino.
Y aquí en medio de la nada donde parece que no va a pasar nada empezará todo.
Donde hobo cenizas crecerán las flores con las semillas esparcidas por millones de corazones.
El Universo se está confabulando para separar las aguas y mostrarnos la verdad. La resignación y la desesperanza van a dejar paso al amor y a la libertad. No va a ser fácil pero la cuenta atrás ya ha empezado.
La generación que estamos padeciendo la crisis del apego y el materialismos estamos limpiando con nuestro sufrimiento el árbol y abriendo paso a la nueva generación de luz. Ellos serán los creadores del nuevo paradigma.
Estas almas que estrenaron sus vidas hace apenas unos años cambiaran la sociedad en un par de décadas.
Los niños y jóvenes que ahora vemos envueltos en inocencia e ingenuidad, echaran y expulsaran a esta casta de desalmados que manejan los sentimientos y emociones de la humanidad. El nuevo liderazgo se esta incubando fuera del sistema, en la sombra, en silencio, desde el respeto, la libertad, la diversidad y la pasión.
Este frescor, esta energía nueva se percibe, se siente, ahora es un zumbido, un pequeño susurro en la oscuridad pero no tardará en resonar y repicar en nuestros corazones con la fuerza de miles de truenos.
Esta generación que nació en el nuevo milenio, van a cambiar el mundo y nosotros estaremos aqui para presenciarlo.
No los molestes, escúchales, observarles, siente con ellos, súbete a sus sueños.
Vayamos juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *